¡Desaprender para aprender!

Actualmente las empresas e instituciones tienen la necesidad de contar con personal más capacitado, que contribuya al mejor funcionamiento de sus áreas. No podemos asumir que ya lo sabemos todo, debemos actualizar nuestros cocimientos  para poder llegar al éxito esperado.

El aprendizaje consiste en adquirir y desarrollar competencias, crear modos de construir y avanzar, esto es posible mediante la acción de formación e intercambio de conocimientos, ideas, experiencias, destrezas y habilidades.

La capacitación no debe verse como un gasto innecesario, debemos verlo como una inversión a futuro, la cual puede traernos grandes recompensas.